HERRAMIENTAS PARA PLANIFICAR II MATERIAL RECOPILADO POR LA PROF. MIGDALIA GUIDO

. Elementos que se deben considerar al momento de organizar la planificación MATERIAL RECOPILADO POR LA PROF. MIGDALIA GUIDO

a) El Entorno.

Hemos decidido referirnos al entorno, porque cuando hablamos de necesidades, debemos recordar que éstas, en buena parte, son definidas por el contexto o medio en que se desenvuelve la persona, es decir nuestros alumnos, a quienes debemos formar y ayudar para que se desempeñen e inserten adecuadamente en la sociedad.

En razón a lo anterior, nuestra planificación general deberá estar dirigida hacia la entrega de herramientas reales y útiles para que los alumnos puedan resolver los problemas y permanentes desafíos generados por el entorno. Si no sabemos hacia donde ir, si no conocemos el mundo que les rodea y no visualizamos qué camino está más cerca de sus vidas ni cuáles son sus motivaciones entonces, estaremos guiando un barco hacia la oscuridad.

Estas son las razones por las cuales se hace necesario considerar las necesidades antes de planificar. Tales elementos que se deben establecer de antemano son: a quién va dirigido el curso que estoy planificando, conocer la motivación de los alumnos(as), y si no está claro, saber qué cosas les gustaría aprender para considerarlas en lo que yo decida hacer y lograr así una clase interesante.

b) El Alumno

¿Quién es el que recibirá las clases? ¿Cuál es su motivación para aprender los distintos contenidos? ¿Cómo prefiere recibir la instrucción? ¿Qué cosas de la asignatura le parecen interesantes?

Estas son sólo algunas de las preguntas que nos debemos hacer con respecto a ellos, pero sigue siendo más importante lo que nosotros, como docentes, pretendemos que ellos hagan. Si logramos responder a estas interrogantes tendremos claridad sobre aquellos elementos que habremos de incluir en nuestras planificaciones didácticas, determinado así cuál es el mejor modo de proyectarlos a los alumnos. Por supuesto, nuestra opinión docente es importante, somos los que manejamos todos los referentes pedagógicos, mas si no consideramos algunas de estas preguntas, la enseñanza resultará un desastre, los alumnos estarán desmotivados y es probable que rechacen las actividades y contenidos que les presentemos.

c) El establecimiento.

Otra consideración que debemos tener en cuenta al momento de planificar una unidad didáctica, dice relación con el lugar en el que trabajamos; sus características, sello particular, clima y cultura organizacional e ideario educativo, definen y moldean, de alguna forma, el proceso de enseñanza aprendizaje y particularmente la práctica pedagógica.

d) Los objetivos

Considerar los elementos anteriores, nos permite avanzar en nuestro proceso de organización y planificación didáctica; sin embargo debemos precisar la meta, finalidad o propósito de lo que pretendemos hacer y principalmente lo que queremos que los alumnos logren. En el fondo necesitamos determinar claramente cuáles son los objetivos de nuestra unidad o clase.

Esto es clave para un desarrollo efectivo en la labor educativa, toda vez que las decisiones que tomemos al respecto tienen una importancia fundamental, pues guiarán la selección que haremos con respecto a los demás elementos en nuestra planificación.

Los objetivos que seleccionemos no nos aseguran su logro por sí mismos, pero nos ayudan a delinear nuestro trabajo, permitiéndonos soslayar actividades que no vayan en concordancia con lo que deseamos lograr. Existen variadas formas de presentar los objetivos, lo importante es que éstos sean claros y cubran todo lo que nos hemos propuesto.

Los objetivos tienen que ver con los alumnos y con lo que ellos pueden lograr, pero muchos profesores colocan en esos objetivos sus propias actividades, cometiendo así un error que debemos evitar.

Existen básicamente dos tipos de objetivos: de proceso (aprendizajes esperados) y de producto (objetivo fundamental), el primero, como lo indica su nombre, se relaciona con el cúmulo de experiencias educativas que vivirán los alumnos y alumnas dentro del aula y el aprendizaje que se logra a través de éstas; en cambio el segundo, estará definido de manera tal que apunte al producto final de las experiencias educativas; considerar ambos tipos de objetivos implica que nuestras planificaciones estarán basadas en una mezcla de producto y proceso que ayudará a los alumnos(as) a saber qué se espera de ellos(as).

Interesante, verdad… continuemos revisando otros antecedentes.

2. Referentes teóricos previos que fundamentan la Planificación de aula

Otro de los insumos pedagógicos importantes de considerar al momento de elaborar una planificación son ciertos criterios básicos. Revisemos aquéllos que nos pueden servir:

Criterios básicos de planificación

1. Factibilidad del objetivo

2. Aprendizaje paso a paso

3. Complementación teoría – práctica.

4. Participación activa manifiesta

5. Verificación oportuna del logro

6. Uso flexible del tiempo en la clase

7. Respeto a las diferencias individuales

8. Realización personal

Veamos de qué trata cada uno

  • Criterio de factibilidad del objetivo

El objetivo de una lección no sólo debe ser deseable, sino que realmente posible de obtener en las condiciones de tiempo estipulado.

El objetivo debe satisfacer necesidades reales de los alumnos, y éstos, deben atribuirle un significado a lo que están haciendo, pues, «el aprendizaje es mucho más importante, mucho más duradero, mucho más útil, si tiene significado para la persona que está aprendiendo» (Chadwick, 1979). Así, el docente debe presentar, de tal forma el objetivo, que éste se convierte en un verdadero propósito, en un desafío, y en una meta personal para todos y cada uno de los alumnos de un curso.

  • Criterio del aprendizaje paso a paso

En los aprendizajes fundamentales o básicos es necesario que cada unidad temática sea microscópicamente analizada, a objeto de secuenciarla en tantos pasos sean necesarios para que el aprendiz ascienda gradualmente. No basta con mostrar globalmente, siempre es necesario asegurarse que cada paso se ha ejercitado y se ha logrado dar con plena confianza, especialmente en los alumnos de menos formación. No es suficiente que el profesor sepa o muestre, es necesario que el alumno aprenda paso a paso. «El segundo precepto de mí filosofía consiste en dividir cada una de las dificultades que examinaré en cuantas partes fuere posible y en cuantas requiérase su mejor solución» (Descartes, 1963).

  • Criterio de la complementación teoría -práctica

Todo aprendizaje profundo y duradero integra armónicamente teoría y práctica. En algunos casos nos decidimos por una estrategia que, comienza en lo abstracto, en lo conceptual, hasta llegar necesariamente al caso concreto; es decir, adoptamos una estrategia deductiva seleccionando el modelo que vamos a estudiar en el contexto de un tiempo determinado. En otros casos, a la inversa, primero, estudiamos el caso concreto y nos elevamos -por estrategia inductiva hasta la ley, el axioma o los modelos; teniendo siempre estrategias, se requiere un cabal dominio del tema para dirigir la acción didáctica al logro del objetivo. Una vez adoptada estas estrategias didácticas, se nos facilitará la elección de métodos, técnicas, recursos y criterios de evaluación.

  • Criterio de participación activa manifiesta

El profesor debe estimular, desde el primer momento, la participación de sus alumnos: en el diagnóstico o síntesis inicial los alumnos pueden narrar alguna experiencia o expectativa sobre el tema; pueden explicar -en sus propias palabras- el objetivo o intención de la clase; solicitar aclaración de algunos términos; copiar un esquema, completar un gráfico, etc. Aún en un nivel reproductivo, el educador puede usar técnicas de descubrimiento. También los alumnos pueden corregir o evaluar sus propios logros. No se puede pretender un aprendizaje inolvidable si los alumnos se limitaron a escuchar una larga exposición. La conducta observable manifiesta de cada alumno es el instrumento clave para verificar el logro, retroalimentar y ajustar el proceso.

  • Criterio de verificación oportuna del logro

La corrección prudente, sustentadora, pero inmediata de los errores que naturalmente se cometen al aprender, constituye uno de los mejores aciertos didácticos. Plantear claramente los problemas o preguntas a todo el grupo, pedir’ respuestas -sin ironías ni descalificación-, corregir destacando lo positivo y señalando lo que se puede mejorar. En un proceso, el conocimiento inmediato de los pequeños logros, aminora la tensión y ansiedad, y contribuye poderosamente al desarrollo de la autoestimación académica. El alumno necesita siempre un pequeño gesto de apoyo, lo que despierta confianza y optimismo en dirección a la meta establecida. Las tareas, trabajos y pruebas que se corrigen semanas o meses después, pierden su carácter educativo.

  • Criterio del uso flexible del tiempo en la clase

Un objetivo excesivamente complejo para un tiempo limitado en un grupo curso de 30 alumnos, anticipadamente crea, un conflicto de distribución de los componentes didácticos en una lección. Naturalmente, una lección bien planificada contiene: introducción, objetivo, explicación, ejercitación, evaluación formativa y tarea. ¿Alcanzaremos en cuarenta y cinco minutos o en una hora y media a lograr una meta tan compleja? ¿No será más prudente revisar la extensión o complejidad del objetivo y de esa forma distribuir flexiblemente el tiempo en la lección? Cualquiera fase que nos saltemos ocasiona problemas de aprendizaje en nuestros alumnos. ¿Y la materia? ¿No podríamos diseñar una tarea motivadora y creativa que permita reforzar o ampliar los contenidos subordinados al Organizador Avanzado?

  • Criterio del respeto a las diferencias individuales

Un buen diagnóstico nos pone en evidencia las diferencias individuales de un grupo curso. Diversas aptitudes, diversas motivaciones, diversas capacidades, diversas necesidades, diversos intereses. Frente a un objetivo reproductivo de la esfera intelectual -querámoslo o no- habrá alumnos lentos, otros, con vasta formación cultural, con espíritu crítico e imaginación creadora; debemos ser prudentes con los lentos, y estimuladores con los rápidos- Un educador comprometido con las expectativas de cada alumno, deja siempre un tiempo para los imponderables productos de los intereses individuales, que nunca terminamos de descubrir y valorar en nuestros educandos. Además, no debemos olvidar que para reforzar los aprendizajes fundamentales y apoyar a los lentos, la psicopedagogía ha creado finos y certeros materiales de autoaprendizaje especialmente en el nivel reproductivo y transferencial.

  • Criterio de la realización personal

Los aprendizajes específicos de cada asignatura deben brindarle a los alumnos la oportunidad de adquirir valores en su formación integral como personas. La institución y sus docentes deben respaldar con su testimonio la vigencia de valores, así, por ejemplo, la verdad, la justicia, la perseverancia, el respeto, etc., deben transparentarse en el desarrollo de cualquier tema. Cada alumno debe tener la oportunidad de crecer como persona aun en el estudio de un tema muy específico o técnico. Este criterio está claramente vinculado al postulado del clima positivo en el aula.

3.- NÓMINA DE VERBOS TAXONOMÍA DE BENJAMÍN BLOOM

  1. Dominio Cognoscitivo

Incluye aquellos objetivos que se refieren al recuerdo o reconocimiento de informaciones y al desarrollo de habilidades y capacitación de complejidad mental. Se han establecido seis grandes categorías:

  1. Primera Categoría: Conocimiento:

Implica la memorización, el recuerdo, o reproducción de informaciones, en formas similares a aquella en que fueron recibidas y aprendidas. Estas informaciones pueden estar conformadas por y desde simples datos aislados hasta cuerpos de antecedentes estructurados en principios o teorías.

  1. Segunda Categoría: Comprensión.

Es la primera categoría de objetivos que van más allá de la simple memorización mecánica o verbalización (etc. Conocimiento). Aquí la persona debe demostrar su capacidad para trasladar, interpretar, resumir, o parafrasear un material o idea determinado sin relacionarlo necesariamente con otros materiales o ideas, o ver sus utilizaciones más complejas, o profundas.

  1. Tercera Categoría: Aplicación.

Estos propósitos suponen la aplicación de habilidades intelectuales para utilizar principios y generalizaciones en problemas y situaciones nuevas.

  1. Cuarta Categoría: Análisis.

Implica la capacidad para dividir una comunicación en sus partes o elementos constitutivos, de tal forma que la jerarquía relativa de las ideas se aclare y/o las relaciones entre las ideas, expresadas se hagan explícitas. Estos análisis pretenden aclarar la comunicación, indicar la forma en que se organizar y puede transmitir sus efectos, sus bases y organización.

1.5 Quinta Categoría: Síntesis.

En esta categoría se incluyen las capacidades que el alumno debe demostrar para unir partes o elementos, combinándolos en tal forma que se obtenga un pequeño modelo, una estructura, o un todo que no existía antes. La síntesis, por lo general, incluye la recombinación de partes de experiencias nuevas, reconstruidas en un todo nuevo, más o menos bien integradas.

  1. Sexta Categoría: Evaluación

Esta categoría incluye la capacidad que debe demostrar el individuo para formular juicios cuantitativos o cualitativos sobre el valor de las ideas, obras, soluciones, métodos, materiales, actividades, etc., con algún propósito determinado, o utilizando criterios y pautas para apreciar el nivel que los elementos que se evalúan son exactos, efectivos, económicos o satisfactorios.

  1. Dominio Afectivo.

Incluye aquellos objetivos que describen proposiciones de resultados de aprendizajes en que las manifestaciones conductuales predominantes en los alumnos sean intereses, emociones, actitudes, valores, juicios y formas de adaptación personal o social.

  1. Primera Categoría: Recepción.

Implica la predisposición del alumno para recibir o atender determinados fenómenos o estímulos que van desde la simple toma de conciencia de un hecho hasta una atención selectiva pasiva.

  1. Segunda Categoría: Respuestas.

Significa que el alumno debe interesarse o participar activamente frente a un estímulo o fenómeno. Aquí se incluyen aquellas inclinaciones – denominadas comúnmente intereses – hacia la búsqueda y goce de alguna actividad determinada.

  1. Tercera Categoría: Valorización.

Se refiere a aquellos objetivos tendientes a lograr que el alumno muestre una conducta coherente, estable y espontánea frente a situaciones o fenómenos específicos, como resultado de la internalización de un conjunto de ideas y valores seleccionados voluntariamente por él. Aquí podríamos incluir los objetivos que dicen relación con actitudes, apreciaciones o creencias.

Actuar

Aceptar

Apoyar

Apreciar

Aprobar

Argumentar

Asistir

Ayudar

Categorizar

Comparar

Completar

Contrastar

Criticar

Defender

Demostrar

Describir

Diferenciar

Discutir

Elegir

Explicar

Formar

Iniciar

Informar

Inscribir

Invitar

Justificar

Leer

Mejorar

Negar

Ofrecer

Permitir

Preferir

Proponer

Protestar

Proveer

Renunciar

Seguir

Seleccionar

Unirse a

  1. Cuarta Categoría: Organización.

El alumno debe iniciar la formación de un sistema de valores propios, mediante la conceptualización de éstos, determinando sus interrelaciones y estableciendo aquéllos que le son más relevantes o significativos.

Abstraer

Acudir a

Adherir (se)

Alterar

Combinar

Comparar

Completar

Conceptualizar

Decidir

Defender

Definir

Determinar

Discutir

Diseñar

Elaborar

Escoger

Estructurar

Explicar

Formular

Generalizar

Identificar

Integrar

Modificar

Ordenar a otros

Ordenar algo

Organizar

Planear

Preparar

Probar

Proveer

Reafirmar

Relacionar

Reunir

Resolver

Sintetizar

Teorizar

  1. Quinta Categoría: Caracterización.

Se espera que los comportamientos demostrados por los alumnos estén de acuerdo a un sistema jerarquizado de valores internalizados o hechos suyos en forma estable, que caracteriza y controla sus actualizaciones en la vida.

Actuar

Aplicar

Calificar

Cambiar

Criticar

Completar

Debatir

Discriminar

Disculpar(se)

Discutir

Dudar

Emplear

Escuchar

Evitar

Exhibir

Influir

Manejar

Modificar

Practicar

Proponer

Pedir

Requerir

Respetar

Resistir

Revisar

Resolver

Servir(se)

Usar

Utilizar

Verificar

  1. Dominio Psicomotriz

Esta área incluye todos aquellos objetivos educacionales que proponen, como resultados concretos de una acción educativa, la manifestación, por parte del alumno, de conductas en las cuales el aspecto predominante de ellas sean habilidades y destrezas neuromusculares o físicas.

  1. Primera Categoría: Percepción.

Se intenta que el alumno – por medio de los órganos sensoriales – reciba, seleccione o transponga estímulos percibidos, como forma de tomar conciencia y de dar significado a los objetivos, fenómenos o situaciones que enfrente.

Diferenciar

Discriminar

Distinguir

Escuchar

Gustar

Identificar

Mover(se)

Mirar

Oir

Oler

Olfatear

Palpar

Percibir

Presionar

Pulsar

Seleccionar

Sentir

Tactar

Tocar

Ver

  1. Segunda y Tercera Categoría: Respuesta guiada.

En esta categoría el alumno debe ejecutar acciones, ya sea imitando directivas que se le impartan o ensayando formas diversas de acción, hasta lograr la conducta deseada.

Mecanización: Aquí se incluyen los objetivos que solicitan del alumno la realización de acciones motrices complejas con un alto grado de perfección, es decir, con refinamiento y eficacia. Se desea que las manifestaciones conductuales sean automatizadas o habituales.

Abrir

Acoplar

Adherir

Agitar

Aislar

Ajustar

Alumbrar

Apuntar

Armar

Arrancar

Arreglar

Arrojar

Atar

Atornillar

Borrar

Bosquejar

Calentar

Calibrar

Cambiar

Caminar

Cargar

Cerrar

Clavar

Cocer

Coger

Colgar

Colocar

Colorear

Combinar

Componer

Conducir

Conectar

Construir

Corregir

Correr

Cortar

Coser

Crear

Cubrir

Derretir

Desmantelar

Detectar

Detener

Dibujar

Disecar

Diseñar

Disminuir

Distribuir

Dramatizar

Ejecutar

Ejercitar(se)

Elaborar

Eliminar

Empalmar

Encuadrar

Enganchar

Ensamblar

Enrollar

Envolver

Esbozar

Escribir

Esmerilar

Espaciar

Estructurar

Extender

Extraer

Formar

Frotar

Girar

Hacer algo

Identificar

Ilustrar

Imitar

Insertar

Lanzar

Lavar

Levantar

Lijar

Limpiar

Localizar

Llenar

Llevar

Manejar

Manipular

Martillar

Mezclar

Modificar

Moldear

Moler

Montar

Mostrar

Operar

Pasar

Pegar

Pelar

Pesar

Pintar

Practicar

Prender

Prensar

Preparar

Probar

Prolongar

Quitar

Recordar

Reemplazar

Regular

Remediar

Remendar

Remover

Reparar

Repetir

Retocar

Revisar

Revolver

Reunir

Sacar

Saltar

Secar

Seleccionar

Separar

Serruchar

Suavizar

Taladrar

Tallar

Tirar

Tocar

Tomar

Torcer

Trazar

Usar

Utilizar

Vaciar

Variar

Verter

Anuncios
Publicada on 05/03/2009 at 2:45 PM  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://dptodeevaluacionchollet.wordpress.com/herramientas-para-planificar-ii-material-recopilado-por-la-prof-migdalia-guido/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: